“Asiel Babastro” la película

Por Victor Fernández

Image for post
Image for post

El cine cubano hecho en Cuba ha pasado vertiginosamente de parir tres o cuatro películas al año a engordar su catálogo con listas que se asemejan a las Bollywood. Esto se lo debemos a Asiel Babastro, que una y otra vez nos deslumbra y amenaza con una mirada aguda y experimental en sus películas.

Asiel Babastro es un director que se considera denso, una cineasta entre Andréi Tarkovski, Peter Greenaway y Aki Kaurismäki. Además, suelta bombas típicas de los de su especie como: "mi trabajo es como una realidad alienada desde mi criterio estético". ¿Qué quiso decir el autor con su obra? Los enfants terribles son así, no hay que entenderlos.

Aunque no lo queramos ver, Babastro ha revolucionado la estética del videoclip de reguetón, y nos ha entregado piezas extremadamente experimentales y con una dramaturgia que se aleja de las tres o cuatro ubicaciones, los colores cálidos y los dos o tres cambios de vestuarios según la locación. También, entre lechuga y lechuga, nos regalamos videos con tonos fríos, más melancólicos, que con una dirección excepcional de actores, nos dicen claramente determinados son sus apuestas conceptuales, revolucionarias como ninguna otra en nuestra isla.

Es un genio que se contradice constantemente.

Primero le dice a El Toque (Cuba) que los reguetoneros se han ganado su respeto porque tienen el cuidado que les falta a otros artistas. Que el reguetón es la banda sonora de Cuba y que excluirlo de la televisión es un error. Que los reguetoneros fueron los que inventaron la promoción en Cuba. Que hay que entender que las palabras que usan los reguetoneros en sus canciones son las mismas que usa el pueblo, son la vena de la cultura popular. Para apoyar todo esto utiliza, incluso, letras de Faustino Oramas, como para dar un sentido, a su manera, que hay que aceptarlo todo.

Después de perder en una entrevista en el programa de YouTube Café con Camila (Miami), la culpa de que en el extranjero vean a Cuba como una sociedad putrefacta y sin moral la tiene el reguetón. Que el reguetón representa la degeneración cubana. Nos demostramos algo que alertara Chocolate al decir que el tirale era porque quería pegarse. Asiel ha asegurado, y varias veces, que Chocolate no tiene nada que decirle, que el reparto representa solo atraso y que la culpa de que la gente sea inculta, inmoral y desagradable la tiene entre otros, Chocolatetheking 1.

Esta es una manera muy fácil de jugar a las dos puntas. Mongofierismo nivel 1.

Nada, que el muchacho no se pone de acuerdo, es un tilit elitista, hizo dinero y se cree superior. Pero también saca profundas conclusiones políticas y deja caer lo mejor es estar en el medio, suficiente para lo aceptado en Miami y en el ICRT no le den demasiado berro. Asegura y deja claro que está en contra del Decreto 349 como para estar en onda. Para no se vayan a confundir y entiendan que es un crítico visceral de las sociedades de poder como George Orwell, tiene un video con los últimos críticos acérrimos tapiñados a la cara, "Ámame como soy yo" de Orishas, ​​el " Memorias del Subdesarrollo "Del videoclip cubano. Dice que va a alzar la voz y apoyar al que luche por defender lo que cree justo y que se manifestará cuando no esté de acuerdo con algo. Hasta ahora ha estado de acuerdo con todo.

El problema de nuestro genial director, que puede colocarse fácilmente en la línea de Chris Cunningham o Spike Jonze, es que habla para quedar bien con todo el mundo, no tiene una actitud radical hacia nada. Piensa que es el perro intelectual por nombrar a Silvio ya Titón (muestra de mongofierismo bufandero).

Estos seres que sufren a dos puntas, cuando salen de Cuba tratan de ser críticos viscerales y sueltos ideas de manual (onda "para pensar hay que comer"), y cuando están aquí dicen que todo está bien, que no hay cráneo; esos son muy peligrosos. Esos son los que mañana tienen cargos en el MINCULT y con los que el estado se limpia diciendo que a los jóvenes hay que escucharlos.

Eso es lo que se llama mongofierismo de clase alta.

A estos ejemplos es más saludable no escucharlos, porque dan malos ejemplos. Sobre todo cuando dice que nunca violó a Leonard Cohen haciéndole una directa a Bob Dylan. Que solo sigue a las "influencers" amigas de él, que seguro piensan que con un como están arropadas por un artista visceral y revolucionario. En fin, no ganó la encuesta por gusto.

Written by

Revista cubana de cosas que te callas

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store