Image for post
Image for post
En portada Cherry Bomb. Foto por Lily Alvarez

Por Cherry Bomb

¡Este país no está preparado para mí! Parece como si hubiera llegado prematuramente, aunque nací por parto natural y a los nueve meses.

Creo tener capacidad extrasensorial para ver y sentir cosas que nos afectan pero que no sabemos de dónde vienen o cuánto nos perjudican.

Soy una persona no binaria viviendo en el centro de Cuba. Desde que mi cuerpo cambió en la adolescencia comencé a tener una apariencia más asexuada que, con el paso de los años, he tratado de emplear para expresar una necesidad de cambio en muchos aspectos y ámbitos de la sociedad cubana, que en ningún momento la ha recibido de forma positiva.

Tengo influencias diversas que van desde las deidades asexuadas de la India, el post punk de los 80, la pornografía y el rock industrial, hasta el anime cyberpunk de los 90 y Madonna. Todo esto ha moldeado mi personalidad y estética que se han ido alejando de los comportamientos y normas que nos impone el sistema con sus arcaicos modelos post soviéticos.

Haciendo un análisis más profundo, me he percatado de cuán nula es la disidencia sexual en mi país y a la vez, cuán pionerx estoy siendo en lo que respecta a hacer arte queer aquí, sin obviar a les innumerables persones que genuinamente me antecedieron y que nunca tuvieron la visibilidad y apreciación debidas. Los tiempos cambian, así como los retos a enfrentar en esta sociedad heteronormada: la poca representación de artistas abiertamente homosexuales y transgénero en los medios, el estigma de ser del interior del país y con ello la creencia estereotipada de que no poseemos un nivel cultural integral.

El rechazo y la ignorancia se han hecho comunes para mí y hasta cierto punto lo comprendo, pues son consecuencia de tantos años siendo educades con conceptos patriarcales que, aunque se diga lo contrario, están innegablemente intrínsecos en cada une de nosotres, sin dejar de mencionar el ostracismo sufrido en la escena “artística” o la excesiva falsedad de una gran parte de quienes se acercan con el repetido discurso de inclusión y aceptación.

Ser queer y proveniente de una provincia que no es la capital no ha sido fácil para mí, pero tampoco puedo quejarme, porque he visto el mal de doble manera.

La capital en su mayoría está minada de entes con “privilegio geográfico” como diría una amiga y muches hemos sufrido esa presión de no ser tomades en cuenta por nuestro fatalismo.

En mi opinión, la escena mainstream en Cuba está plagada de reductividad, heteronormatividad y excesiva reproducción de material extranjero quiero decir con esto que no toman influencias para representar de manera creativa, sino que fotocopian burdamente lo creado por otres.

Todo lo que dicen hacer algunes “ilustres” artistas de la capital no es más que un discurso trivial con el que les basta para enamorar a las masas ignorantes y sedientas de banalidad, que por ende les aportan likes y followers.

Cuba no se traduce en mulatas de cuerpos voluptuosos ni chicos morenos de 1.80m, este país tiene mucha gente distinta que se aleja de esos cánones de belleza, los cuales, aunque para mí son obsoletos, desgraciadamente continúan utilizándose para vender una imagen equivocada y exclusiva tanto al público nacional como internacional.

Lo que rompe con esos estándares no vende y darle espacio derivaría en nuevas formas de pensamiento propio e incluso, le daría visibilidad a una parte de la sociedad que definitivamente no goza de los mismos derechos.

Todas estas problemáticas laceran y minimizan las ilusiones y autoestimas de aquelles que no se sienten representades. ¿Acaso no somos ”revolucionaries” como dicen que nos han enseñado a ser?

Todo está ocultamente relacionado y quizás, sin complicidad alguna.

El propósito de mi trabajo es y siempre ha sido uno solo: empoderar a la juventud queer de este país, hacer que se cultiven y salgan de la ignorancia en la que el sistema les tiene sumides.

Mi intención nunca ha sido “pedir” aceptación o tolerancia. La sociedad no tiene el poder de aceptarme o tolerarme, la sociedad tiene la obligación de hacerlo.

Image for post
Image for post

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store